miércoles, 28 de marzo de 2007

España y ole¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡

Todos tenemos una pequeña porción de energía que reservamos para revelarnos contra las injusticias. Por norma general es tan ínfima que solo sirve si la unimos a la de los demás y presionamos todos juntos.
Conscientes de ello, los directores de empresa procuran dividir a sus empleados en categorías estableciendo pequeñas diferencias. Así los trabajadores gastan su porción de energía contra el otro grupo y nunca contra la dirección.
En los países subdesarrollados se arma a dos bandos para que luchen entre sí. Mientras la población autóctona esté ocupada en matarse, las grandes potencias pueden desvalijar los recursos del país sin que nadie les moleste.
Alguien estará desvalijando España sin que nos demos cuenta. Eta, Prestige, Incendios, destrucción del territorio, 11 M, De Juana Chaos… Todas las injusticias acaban dividiéndonos; hacer frente común no va nosotros.

Si no hay nadie desvalijando el país, no será porque no se lo pongamos fácil.