viernes, 16 de marzo de 2007

POLITICAMENTE LIBRE

Ser libre.

Varias veces he comprobado una cosa. Si le atribuyes al líder de un partido una frase de la oposición, sus votantes la aprueban. Si luego coges la postura de ese líder y aseguras que lo ha dicho la oposición, la critican sin tregua y sin un resquicio de duda.
Probadlo con algo importante pero que no os delate.
La conclusión es que nuestra mente está predeterminada para reaccionar a un estímulo dependiendo de donde venga.
¿No me crees?. Olvida la política por un momento; Nos hace gracia el comentario en boca del simpático de la oficina y no soportamos el mismo comentario si lo hace la imbécil del departamento vecino.
Ser libre es romper con lo que predetermina las reacciones de nuestra mente.
Ser libre políticamente es no haber vendido nuestro subconsciente a nadie y poder cambiar el voto cada día sin traicionar a nadie.