jueves, 31 de mayo de 2007

LA INMORTALIDA Y LA PREPOTENCIA (O LA SEGURIDAD)

Me acerco a la librería y alargo la mano hacia Las Metamorfosis de Ovido. Nunca he sabido si lo que me atrae de esta obra escrita durante los primeros años del milenio es que todavía hoy los argumentos de sus libros se repiten en el cine, en la literatura, la música y la pintura, o que el propio Ovidio, al final de la obra, predijo su éxito y permanencia con una seguridad y una fuerza que me pone los pelos de punta.
No nos engañemos. Muy equivocado no iba; Que cada vez que vemos una película en la que la chica se enamora del hijo del enemigo de su padre, vemos un calco del Romeo y Julieta de Shakespeare que no son sino su Píramo y Tisbe . Una similitud que nada tiene que ver con la casualidad y se repite miles de veces en los argumentos de las obras de nuestra era. De Ovidio bebieron además de Shakesperare, Dante, Boccaccio, Montesquieu, Camoens y Cervantes entre otros. El Triunfo de la Galatea de Rafael la Venus y Adonis de Tiziano o las Hilanderas de Velázquez también se inspiraron en su obra.
Pero ni soy yo ilustrado ni este es un blog cultural. A mi lo que no deja de sorprenderme es la prepotencia, (o seguridad) de ese hombre -que ve tu a saber por qué, imagino yo bajito y calvo-. La fuerza con la que el tio predijo su éxito es tan grande que hoy 2.000 años después “cuelgo” en la red unas palabras que si no fueron escritas en papel de cáñamo lo fueron en una piel de cabra.



Ya he culminado una obra que no podrán destruir ni la cólera de Júpiter ni el fuego ni el hierro ni el tiempo voraz.
Que ese día que no tiene derecho más que a mi cuerpo, acabe cuando quiera con el devenir incierto de mi vida;
que yo, en mi parte más noble, ascenderé inmoral por encima de las altas estrellas y mi nombre jamás morirá, y por donde el poderio de Roma se extiende sobre el orbe sojuzgado la gente recitará mis versos, y gracias a la fama, si algo de verdad hay en los presagios de los poetas, viviré por los siglos de los siglos.
(vivam).


EXTRACTO DE METAMORFOSIS DE PUBLIIO OVIDIO NASÓN

No hay comentarios: