jueves, 11 de septiembre de 2008

JUGANDO A SER DIOS

Y al final, después de tanto hablar, el acelerador de partículas se puso en marcha y ocurrió lo que tenía que pasar; que las susodichas partículas dieron vueltas a través del aparato, que el mundo aplaudió, que los científicos dijeron que era el experimento del siglo y el mundo entero se quedó con la boca abierta y la bola de helado caída en el suelo después de salpicar los zapatos. 


Han pasado ya unas horas del experimento, no puedo aguantarme más y tengo que decirlo:  -NO HE ENTENDIDO NADA.... 
Ahora que lo he dicho, me siento mejor. Reconocer la ignorancia es el primer paso para solucionarla. Aún así no caeré en el error de quemar los libros solo porque soy incapaz de leerlos y seguiré esperando a que uno de los miles de artículos que se publiquen estos días me aclare a qué viene todo esto. No es que dude que recrear un campo magnético o un agujero negro en miniatura para ver cómo se comporta sea útil. No es que dude que desarrollar la teoría del Big Bang que dio el origen al universo sea interesante desde el punto de vista científico, solo es que me pregunto en qué va a cambiar esto mi vida, la tuya o la de cualquiera de los habitantes del universo. 
Al final cómo ves soy simplemente EGOISA; no entiendo el experimento por mucho que me lo expliquen porque no veo en qué me afecta. 
Ahh ese extraño bicho... el ser humano.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Pues ya se ha roto la maquinita.

El danzarin dijo...

Gran título para esta noticia.