lunes, 4 de mayo de 2009

Haciendo la maleta.


Algunas cosas cambian, otras no. Hace años viajar era un antes, un ahora y un después; quiero decir que durante semanas o meses me documentaba, soñaba con el lugar a visitar y me llenaba de expectativas y luego, una vez en casa me alimentaba del sabor que había quedado en mi boca hasta que empezaba a preparar el siguiente. Ahora ya no hay tiempo para tonterías. Trabajo y trabajo y abrir la maleta la noche antes de partir.
He volcado la ropa dentro de ella, desempolvado el equipo de fotografía (si, otra vez la nikon FM3 y los superia 200, ¡Al cuerno las digitales!), y como siempre pierdo el tiempo delante del ordenador. Eso es lo que no cambia; la pérdida de tiempo, la lentitud, el entretenerme haciendo todo menos lo que debería. 
Hay un placer extraño en los trastos esparcidos sobre el suelo, dudando si podré cerrar la cremallera, no sabiendo si podré levantar la maleta. 

Por cierto, que nos vamos a Cuba. 
Si, ya se que es un sitio muy civilizado para nosotros, pero es que hay que ir antes de que les den oxígeno, antes de que les quiten el pie del cuello y nos lo hayamos perdido. 
Además Castro, (Fidel) se muere día 10 de mayo. Lo he decidido yo...
No es que sea más listo que el resto; todo el mundo dice que se muere, y yo apuesto por una fecha. Hay quien hace primitivas y si pierde nadie se lo echa en cara... pues es lo mismo. Ese es mi número. El 10 de mayo de 2009.

1 comentario:

Toni Marqués dijo...

pues vale, perdí. Castro no murió. Como en las primitivas puedo comprar otro número y probar suerte.